Las pinturas de Raquel Partnoy exhalan la acostumbrada tibieza que da  nacimiento a lo tal vez más valioso que transmiten sus cuadros, su atmósfera.   Hecha de suave, de acendrado lirismo, con las raíces hundidas en la nostalgia  más pura, y en una serie que la artista ha bautizado como “Las Ventanas de la Vida”; a ella se asoman seres de mirada perdida en la lejanía, revestidos de una mansa tristeza, de una melancolía punzante y melodiosa, guardando sus ocultos secretos, acallando a medias su casi perdida existencia, inmóviles y estáticos por fuera, pero en denso y lento movimiento en cuanto a su interior se refiere. El mundo de Raquel Partnoy se acerca, en algunos aspectos, al de los personajes de Marcel Proust; no hay prisa en ellos, no los altera la menor urgencia, atraviesan el espacio silenciosamente, diciendo apenas lo indispensable, pero más que suficiente para comprender la esencia de su mensaje. Sin grandes gestos, eludiendo la retórica, concentrándos una y otra  vez en sí mismos.   Pintura de intimidad, respladeciente a pesar de lo amortiguado de su paleta,  que llama constantemente a la reflección, en combinaciones cromáticas  melodiosas y siempre acertadas, guardando como el tesoro más preciado a la luz, y en un dulce manantial de paz.

César Magrini                                                                                                                           Buenos Aires

Raquel Partnoy, una pintura que emociona y acusa a partir de un rito de belleza.

Raquel Partnoy es una artista que, desde hace tiempo, puede vanogloriarse de tener un “decir” propio.  Desde la perspectiva de una figuración absolutamente libre, que sabe manejar la abstracción conceptual y, al mismo tiempo, apelar a determinados resortes del expresionismo sin perder un ápice de identidad, añadiendo a todo ésto la inscripción visual en un sentimiento crítico de la realidad, ha conseguido una imagen cuya constante evolución, habla a las claras — además —  de una personalidad contundente, capaz de transformarse a sí misma sin dejar de pertenecerse.

Alfredo Andrés                                                                                                                                Buenos Aires


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: